• TOLUCATel. (722) 216 9494
  • ATLACOMULCOTEL. (712) 122 3613
  • SAN JUAN DEL RIOTEL. (427) 271 3176
  • QuerétaroTEL. (442) 213 4310, 213 7035
  • SAN LUIS POTOSÍTEL. (444) 824 7793

Conozcan las diferencias entre lubricantes sintéticos y minerales para motores

Noticias > Conozcan las diferencias entre lubricantes sintéticos y minerales para motores

Los lubricantes para autos, compresores, motores de maquinarias de alimentos, etcétera, son comerciados en distintos grados, viscosidades y presentan diversos aditivos, sin embargo, todos ellos pueden dividirse en dos grandes grupos: lubricantes sintéticos y minerales. Los primeros, regularmente funcionan mejor para diversas aplicaciones, por ejemplo, proporcionar protección a los vehículos o lubricación adicional a maquinarias pesadas, pero es posible que no comprendan el por qué. Obtener claridad es importante, lo que es posible mediante el conocimiento de las diferencias entre ambos.

Diferencias en aceites sintéticos y minerales para motores

Existen muchos tipos de aceites sintéticos, entre los que destacan aquellos hechos de un material base y aceites semisintéticos. Se refinan, destilan y descomponen en sus moléculas básicas mediante un proceso de purificación que elimina las impurezas y permite que se adapte a los motores más avanzados. Los aceites semisintéticos, por otro lado, son sustancias mezcladas, las cuales se componen de base sintética en un porcentaje inferior al 30%. El aceite hidráulico para maquinaria sintético, generalmente brindan menos fricción y presentan mayor estabilidad, además, con frecuencia tienen una mayor durabilidad en comparación con el aceite no sintético.

Los aceites sintéticos, en realidad son un producto de transformaciones químicas complejas dentro de laboratorios que se realizan directamente en el petróleo crudo extraído por perforación o con el uso de moléculas preseleccionadas. La diferencia con las versiones minerales reside en el proceso de transformación: los sintéticos son sometidos a modificaciones más sofisticadas. Se trata de un producto con menor contenido de impurezas que su contraparte y están químicamente modificados, además, se diseñan especialmente para motores de alto rendimiento.

Los aceites minerales para motores, en cambio, se desarrollan de manera directa a partir del petróleo crudo. Presentan excelentes propiedades, las cuales les permiten brindar lubricación para altas temperaturas, y mantener su estabilidad durante largos períodos de tiempo. Inician en realidad su vida como aceites convencionales y posteriormente son modificados para mejorar sus propiedades lubricantes y protectoras. Algunas mezclas se diseñan de forma específica para incrementar el rendimiento y la vida útil de las maquinarias pesadas o motores de vehículos de alto kilometraje. Otros lubricantes son fabricados explícitamente para equipos de alto rendimiento y para incrementar la eficiencia del combustible.

Si bien los lubricantes minerales se fabrican a partir del petróleo crudo, este último es sometido a un proceso con el que se eliminan hidrocarburos no deseados y contaminantes naturales. Se trata de un producto cuyo uso es recomendado para máquinas y vehículos más antiguos y poseen la ventaja de ser más asequibles, sin embargo, fluyen a través del circuito del motor con mayor lentitud, lo que da como resultado un consumo de combustible superior y un impacto en el rendimiento del vehículo. Deben también ser cambiados con más frecuencia que las versiones sintéticas, sin embargo, son de gran calidad.

Ambos tipos de aceite contienen aditivos con el fin de mejorar significativamente su rendimiento, asimismo, para proteger contra desgaste, oxidación, corrosión, espuma, o proporcionar dispersantes.

Ventajas de usar aceites sintéticos

Si bien ambos son una excelente opción, la mayoría de los clientes de Abamex apuestan por los lubricantes sintéticos debido a que sus maquinarias industriales o vehículos son más modernos, lo que no es de extrañar ya que buscan obtener una mayor productividad, rendimiento y actualizarse. Otra razón es por la serie de ventajas que ofrecen, entre las que destacan las siguientes:

  • Aumento de la lubricación. La mayoría de los aceites sintéticos comienzan a lubricar de inmediato, lo que aumenta la capacidad del aceite para alcanzar las piezas del motor, mantenerlas resbaladizas, sobre todo para temperaturas elevadas. Disminuye así el desgaste a largo plazo y permite que el motor dure más.
  • Mejor estabilidad. Están diseñados específicamente para mantener su viscosidad en temperaturas altas y durante amplios períodos de tiempo, lo cual ayuda a prevenir desgastes en los motores de diversas maneras. Permite una óptima adherencia en las piezas, lo que ofrece una mejor protección contra daños y protege los equipos contra arranques secos. Los últimos ocurren cuando la gravedad empuja el aceite hacia la parte inferior del motor, lo que provoca que los componentes en la parte superior pierdan lubricación y se queden sin protección. Los aditivos en aceites sintéticos, al ayudar que mantengan su viscosidad, disminuyen los arranques en seco.
  • Degradación disminuida. Presentan una menor susceptibilidad a la descomposición, lo que quiere decir que no requieren ser cambiados con tanta frecuencia en comparación con los aceites minerales. Sus propiedades de mayor resistencia permitirán que su motor se encuentre mejor protegido durante los períodos de servicio.
  • Menos depósitos. Los aceites convencionales, a medida que se descomponen, dejan depósitos en los componentes del motor conocidos como lodos. Se trata de algo común en equipos que funcionan durante amplios períodos de tiempo son usados en condiciones difíciles. Durante su proceso de descomposición, se adhieren literalmente a distintas superficies de los motores. Las versiones sintéticas presentan menores probabilidades de que esto ocurra.

Las propiedades que distinguen a los lubricantes convencionales de los sintéticos afectan los equipos de varias maneras, sin embargo, recuerden que los segundos no son siempre completamente necesarios ni aplican para todos los casos. Si bien sus propiedades son consideradas superiores, el lubricante mineral puede proteger muy bien diversos equipos. Lo mejor que pueden hacer para hacer que su maquinaria industrial o automotriz se mantenga en operaciones y sin problemas, es seguir las recomendaciones de los fabricantes y las pautas de intervalos de servicio.

Información adicional

Los ingenieros al diseñar motores, pretenden que logren un determinado caudal de aceite en todo el sistema, según su temperatura y la velocidad a la que giran. Los lubricantes, a medida que envejecen, se descomponen de forma gradual, lo que hace que cambien sus características de flujo y reduce la protección contra el desgaste de los motores cuando operan fuera del ámbito de su diseño original. Si bien los aceites convencionales pueden ser de mucha ayuda, la mayoría de los sintéticos poseen aditivos de calidad superior, lo que también perite tener un equipo más limpio y que opere con mayor suavidad.

Para muchas maquinarias y vehículos, los lubricantes sintéticos pueden ser una opción más conveniente para el rendimiento general del motor. El problema principal que puede influir en su decisión puede deberse simplemente al costo, sin embargo, si buscan una protección superior y cambios de aceite con menor regularidad, los sintéticos son la opción más conveniente.

Si desean adquirir aceites para máquinas industriales, automóviles, compresores, etcétera, contacten a los expertos de Abamex a través de los números (427) 271 3176 en San Juan del Río, (444) 824 7793 en San Luis Potosí, (722) 216 9494 en Toluca, (712) 122 3613 en Atlacomulco, y (442) 213 4310, (442) 213 7035 en Querétaro.

¿TIENES DUDAS? CONSULTA CON NUESTROS EXPERTOS
Solicita más información