• TOLUCATel. (722) 216 9494
  • ATLACOMULCOTEL. (712) 122 3613
  • SAN JUAN DEL RIOTEL. (427) 271 3176
  • QuerétaroTEL. (442) 213 4310, 213 7035
  • SAN LUIS POTOSÍTEL. (444) 824 7793

¿Cómo remplazar el aceite de su compresor?

Noticias > ¿Cómo remplazar el aceite de su compresor?

Los aceites hidráulicos para compresores son elementos cruciales que ayudan a mantener refrigerado el bloque compresor, prevenir los desgastes por uso, eliminar la suciedad y sellas las secciones para inhibir el ingreso del aire. Adquirir un aceite de calidad permite que el equipo funcione al 100%, se incremente su vida útil y disminuyan los costos operativos. Sin embargo, requiere remplazos constantes, los cuales deben realizarse de manera adecuada para percibir sus beneficios.

¿Por qué es necesario el aceite para compresores?

Una lubricación continua y eficiente es necesaria para garantizar la fiabilidad de los equipos de compresión de aire. Los aceites tienen que funcionar en condiciones externas, por lo que si no se adquiere un ejemplar de calidad o no se realizan remplazos de forma correcta, las operaciones de los equipos pueden resultar comprometidos. No todos son adecuados, por lo que una elección sin información de respaldo puede resultar un riesgo de averías. Se diseña químicamente con el objetivo de brinda una óptima lubricación. Posee aditivos, los cuales son seleccionados con minuciosidad para que el compresor logre un excelente rendimiento durante el mayor tiempo posible.

Hay diversos tipos, entre los que destacan los aceites hidráulicos para compresores. Se trata de fluidos no compresibles, los cuales se emplean para transferir energía en el interior de diversos equipos que operan con presión hidráulica. Existen dos tipos de base: mineral y sintética. Casi todos los aceites que se fabrican son de ambos. Los basados en aceite mineral son producidos a partir del petróleo crudo, por otro lado, los sintéticos se fabrican con elementos artificiales dentro de laboratorios. Las razones principales por las que es importante su uso son las siguientes:

Resistencia al deterioro

En diversas condiciones de operación, una capa superficial de aceite puede ser insuficiente para evitar que diversas piezas móviles se mantengan en contacto. Los fabricantes integran aditivos a la fórmula para crear una película de protección que impida el deterioro de las piezas. Reduce, en otras palabras, el desgaste de cojinetes, engranajes, rotores, y mantienen protegido el elemento compresor.

Resistencia al óxido

El aceite común para compresor, cuando queda expuesto a agentes externos como agua, altas temperaturas o polvo, es vulnerable a la oxidación y a la generación de subproductos, asimismo, sedimentos y ácidos que disminuyen su vida útil. El deterioro progresivo puede derivar en daños sustanciales y reducir el rendimiento del equipo.

Los fabricantes reconocidos como Mobil, de los cuales somos proveedores autorizados, utilizan aditivos en el aceite hidráulico para maquinaria, que ralentizan las reacciones ante el oxígeno de los aceites y optimizan su resistencia a la oxidación cuando se usan en aplicaciones de altas temperaturas. Permiten que el aceite tenga una vida útil mayor y se generen menos ácidos y sedimentos, además, evitan bloqueos en las válvulas, daños en engranajes y cojinetes, y que los filtros se atasquen. Existen personas que a través de tutoriales recomiendan el uso de productos caseros e incluso aceite para motor automotriz, sin embargo, no mencionan las desventajas a largo plazo de recurrir a tales prácticas. En vez de ahorrar, terminarán con pagos elevados por mantenimiento.

Separación de aceite

Durante el proceso de compresión y en función de la humedad relativa en el ambiente, se producen grandes cantidades de vapor de agua, las cuales incrementan las tasas de oxidación y afectan las propiedades de lubricación del aceite. Los aditivos optimizan la capacidad de separación de mantener separados el aceite y agua, lo que brinda protección a las máquinas de las emulsiones de ambas, conservan las propiedades originales del lubricante, disminuyen la concentración del condensado e inhiben las oxidaciones.

¿Cómo remplazar el aceite? ¿Por qué es necesario? ¿Qué materiales requieren?

El remplazo puede parecer sencillo, sin embargo, se requiere sumo cuidado para garantizar una óptima lubricación. Lo que necesitan para conseguirlo es lo siguiente:

  • Un contenedor.
  • Un embudo.
  • Guantes.
  • Una tela vieja.

¿Pero por qué debe hacerse el remplazo constantemente y evitar que haya insuficiente? Como mencionamos, los aceites hidráulicos para compresores brindan lubricación y enfriamiento al motor. Su uso continuo hace que se vuelva turbio y se acumule en él la suciedad, por ejemplo, residuos quemados y fragmentos metálicos. Si está sucio y no se ha realizado un remplazo desde mucho tiempo, el motor no funcionará adecuadamente y eventualmente sufrirá. Remplazarlo con regularidad es por ellos importante.

En el manual de su compresor se indica de manera precisa la frecuencia recomendada para los remplazos de aceite. A veces no son 100% precisos y se presentan variaciones según las condiciones de uso, por ello revisen de vez en vez si el aceite se ve bien, claro, y remplácenlo al menos 1 vez al año, sin importar la frecuencia del uso. Si utilizan mucho su compresor, se recomienda remplazar el aceite cada 250 horas de operación. Les recomendamos que nunca mezclen diferentes tipos de aceite y se inclinen por un único tipo y proveedor.

Los pasos que deben seguir para realizar un remplazo adecuado son:

  • Antes de reemplazarlo, enciendan el compresor durante unos minutos, lo que calentará el aceite y hará que fluya con más facilidad.
  • Apaguen el motor, desconéctenlo y cojan el recipiente que utilizarán para recoger el aceite.
  • Retiren la tapa de llenado para que entre algo de aire y el aceite se agote con mayor facilidad.
  • Retiren el tapón de drenaje y sostenga el recipiente debajo.
  • Lo que deben hacer después es aguardar hasta que todo el aceite salga. Cuando no haya más, coloquen el tapón de drenaje nuevamente y viertan el aceite nuevo en el orificio de llenado. Utilicen un embudo para evitar derrames y tómense el tiempo necesario para obtener la cantidad adecuada de aceite.
  • Utilicen la varilla medidora para verificar si ha alcanzado el nivel adecuado o miren la mirilla de aceite. Si no cuentan con una varilla, consulten el manual para revisar cuánto debe vaciar. No ponga demasiado ya que tendrán que dejar salir algo de aceite una vez más.
  • No arrojen el aceite viejo al fregadero tras terminar ya que puede causar obstrucción en sus alcantarillas. Intenten buscar un punto de recolección o de reciclaje. Si no dan con él, guarden el aceite en una botella y deséchenla.

Sigan estos consejos y les garantizamos que su compresos se mantendrá en excelentes condiciones de lubricación. Si desean el respaldo de una firma con experiencia en la venta de lubricantes sintéticos para industria en Querétaro contáctennos a través de las líneas (722) 216 9494 en Toluca, (712) 122 3613 en Atlacomulco, (427) 271 3176 en San Juan del Río, (444) 824 7793 en San Luis Potosí, y (442) 213 4310, (442) 213 7035 en Querétaro.

¿TIENES DUDAS? CONSULTA CON NUESTROS EXPERTOS
Solicita más información